Posted by: bishopgonzalez | March 20, 2014

“¿Está o no está Dios en medio de nosotros?”

“¿Está o no está Dios en medio de nosotros?”

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

» Ex 17,3-7
» Sal 94
» Rom 5,1-2.5-8
» Jn 4,5-42

Hoy es el Tercer domingo de Cuaresma. La constitución “Sacrosanctum Concilium” (nn. 109-110) considera a la Cuaresma como el tiempo litúrgico en el que los cristianos se preparan a celebrar el misterio pascual, mediante una verdadera conversión interior, el recuerdo o celebración del bautismo y la participación en el sacramento de la Reconciliación. Además de una penitencia no solo individual sino también social: “La penitencia del tiempo cuaresmal no debe ser sólo interna e individual, sino también externa y social. Foméntese la práctica penitencia de acuerdo con las posibilidades de nuestro tiempo y de los diversos países y condiciones de los fieles…”

La primera lectura está tomada del libro del Éxodo. En los capítulos anteriores vemos cómo Dios libera a su pueblo de la opresión egipcia. Ahora, en el viaje de camino por el desierto hacia la Tierra Prometida, y comienzan a cuestionar la acción de Dios: “¿Está o no está Dios en medio de nosotros?”

El elemento central en la sagrada escritura es el agua. El agua, además de su realidad física, es un elemento o signo polivalente. Tiene muchos significados, entre otros, es señal de vida. Aquí en medio del desierto, los israelitas piden agua, de lo contrario morirán, tienen sed y hay que satisfacer dicha necesidad. Pero también podríamos pensar que su sed, no es solamente agua, sino de vida, de encontrar significado en lo que en esos momentos están viviendo. Se quejan de haber salido de Egipto y ahora cuestionan si está o no está Dios en medio de ellos. Muchas veces, cuando las cosas no van del todo bien, siempre hemos de encontrar alguien a quien echarle la culpa.

En el santo evangelio leemos el relato de “Jesús y la Samaritana”. Desde la conquista de Samaria por los asirios y la mezcla que aceptaron en sus matrimonios y religión, los judíos no ven con buenos ojos a los samaritanos. Estos son los que han abandonado la Tradición y por eso no fraternizan entre ellos, tienen criterios muy distintos acerca de su fe, de su culto, teniendo lugares distintos para su celebración.

Todo empieza en torno al mediodía y mientras Jesús va de camino con sus discípulos, como siempre. Aquí se encuentra con una mujer. Hay entre ambos un diálogo muy interesante que nos puede hacer reflexionar, también hay que contemplarlo, porque cada una de sus palabras tiene un profundo significado para cada uno de nosotros.

Jesús comienza pidiendo agua, para a renglón seguido, ser Él quien ofrezca “agua viva”; la mujer comienza llamándole judío, después le dice señor, más tarde le trata de profeta y, finalmente, Mesías. Según habla con Jesús, se va acercando más a Él, va intimando, hace un viaje de fe, está viviendo una conversión.

La mención de los cinco maridos, podría también referirse, a las cinco ermitas de los samaritanos donde adoraban a dioses falsos, como si fueran sus amantes con quienes ella había estado buscando su felicidad. Ahora el Señor le ofrece un “agua viva”, un sentido de vida, que le permitirá no desear nada más, y no tendrá que regresar a la fuente, sino que ese manantial de “agua viva” estará dentro de sí misma, lo tendrá siempre con ella.

Esa renovación interior de la samaritana, y la nuestra personal se manifiesta en nuestro compromiso con la misión: “La mujer dejó el cántaro, se fue a la aldea y dijo a los vecinos…” Y así vemos cómo en un descanso que el Señor se tomó, cerca de un pozo de agua, a la hora de más calor, es una oportunidad para proclamar la grandeza del Reino de Dios: “Si conocieras el don de Dios”.

San Pablo en la segunda lectura (romanos) nos habla de la paz con Dios que disfrutamos y que nos ha sido concedida gracias a Cristo, por el Espíritu Santo que se nos ha dado. Es así como Dios nos demuestra su amor. Tal vez, en esta peregrinación cuaresmal que estamos viviendo al avanzar hacia la Pascua, debemos preguntarnos: “¿Dónde buscamos respuesta al sentido de la vida? ¿En qué pozos tratamos de satisfacer, de ser, de tener, de disfrutar?”


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: