Posted by: bishopgonzalez | April 4, 2013

‘Paz a vosotros…’

‘Paz a vosotros…’

thomas

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

 

» Hech 5,12-16
» Sal 117
» Ap 1,9-11.12-13.17-19
» Jn 20,19-31

 

Llevamos ya una semana de aleluya y gloria y campanas y campanillas. La sagrada liturgia no invita, ni fuerza a la alegría. Mas, hay motivos y serios para estar alegres: Jesús ha resucitado. De otro lado, continúa habiendo todavía muchos crucificados, lo que explica que la alegría sea un tanto opaca, pues es el mismo Señor quien nos ha dicho: “Cuando se lo hiciste a uno de estos mis pequeños, a mí me lo hicistéis”. Claro que cuando ponemos a Dios como centro de nuestra vida, los que sufren tendrán más posibilidad, mayor esperanza de resurrección.

La lectura del santo evangelio para este segundo domingo de Pascua, está tomada de San Juan. Un pasaje bello que nos puede hacer pensar, pues lo que ocurrió en aquel entonces, debe afectar y es una enseñanza para nuestra vida personal y de la Iglesia en el ahora.

Es al anochecer, del primer día, estando los discípulos escondidos en una casa con las puertas cerradas. Estaban pasando mucho miedo.

Fuera y dentro hay oscuridad, hay miedo, están encerrados. La nota de esperanza es que es el primer día, es un nuevo comienzo. Ha llegado el momento de que se cumpla la promesa: Y en esto entró Jesús, se puso en medio de ellos y les dijo: Paz a vosotros.

Inmediatamente les dio la prueba de quien era, por si había alguna duda: les mostró las manos y el costado, lo cual transformó su estado de ánimo, pues se llenaron de alegría. Todos aquellos rumores que corrieron durante el día de que algunos lo habían visto, etcétera, ahora llenó de gozo a todos los discípulos que estaban en casa.

Allí estaban la mayoría de los apóstoles, otros eran discípulos, habría mujeres que habían seguido al maestro. La mayoría se habían sentido llamados por este Jesús para seguirle, y así lo habían hecho. Pero también le habíanabando-nado, como leíamos en los relatos de la Pasión, y Jesús no les recuerda nada de eso, incluso les da su Espíritu, para que puedan continuar la misión que el Padre le había confiado a Él. ¡Qué extraordinario es el Maestro! Siempre mirando al futuro, un futuro lleno de esperanza y deja de lado la traición, el abandono, las negaciones. Sólo sabe decirles: Paz a vosotros. Una paz que verdaderamente necesitaban y que por sí solos no podían conseguir, pues no se habían olvidado de su comportamiento, pero ahora Jesús les dice que lo importante está por delante, e invita a todos ellos y a Tomás, que no estaba presente en la primera visita, a creer sin haber visto.

Tomás después de resistirse a creer y exigir pruebas antes de que él acepte lo que sus compañeros le aseguran haber visto, cae rendido ante Jesús, hacienda una maravillosa profesión de fe, incluso sin haber tocado la prueba que Jesús le ofrecía: ¡Señor mío y Dios mío!, pues lo importante no era esa prueba física, sino la misma persona y actitud del Maestro hacia él.

Según pasan los días nos vamos adentrando más y más en la nueva evangelización. Se habla y escribe constantemente sobre el tema. Echando una mirada hacia el pasado tratamos de encontrar a los culpables de la secularización de la sociedad antes cristiana. Es posible que la Iglesia no haya dado todo lo que debía haber dado en el campo de la catequesis, algo que ahora se quiere remediar. Todo lo cual puede ser verdad, pero tal vez hay otra razón por qué muchos han dejado de lado sus Iglesias. Posiblemente no hemos mostrado esa “paz y alegría” que nos da el Resucitado, nos hemos vuelto tristes, no gozamos de la paz interior que solo viene de Dios.

Damos la impresión a veces de estar cansados, de vivir nuestra fe forzados por unos u otros, y nos hemos olvidado de que Dios es quien nos ha dado la libertad, Él es el que nos guía hacia “la tierra prometida”, lo cual nos trae como consecuencia la paz y la alegría que experimentaron el primer día aquellos discípulos acobardados, ignorantes y miedosos, una vez que vieron al Resucitado.

Siguiendo el ejemplo de nuestros primeros hermanos en la fe, debemos abrir las puertas y dejar que el Espíritu del Señor penetre todo nuestro ser y quedemos transformados en evangelizadores, cuya “vivencia” del Resucitado, sea el altavoz que proclame el mensaje de Cristo, al mismo tiempo que aunque no pertenezcamos a este mundo, sí vivimos en Él, y estamos llamados a entrar en diálogo fraterno trabajando todos juntos por el Reino de Dios.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: