Posted by: bishopgonzalez | September 14, 2012

La fe se demuestra con las obras

La fe se demuestra con las obras

 

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

• Is. 50, 5-9
• Sal 114
• St. 2, 14-18
• Mc. 8, 27-35

Este es el tercer poema o “cántico del Siervo” (1º lectura). Leyéndolo completo es una gran lección para nosotros. Pareciera que “el siervo” nos indica que la misión que le ha sido encomendada no es fácil, que encuentra resistencia y que cambiar las cosas no es tan sencillo: hay muchos que se resisten. El “siervo de Yahvé” está dispuesto a sufrir lo que haya que sufrir, de hecho “ofrece sus espaldas, su rostro” para recibir los golpes que quieran darle: las injurias y los escupos. A todo está dispuesto. Está seguro que Dios le protegerá, le defenderá contra todo lo que los malos quieran echarle encima.

¡Qué retrato tan perfecto de lo que a Cristo le tocó vivir! ¿Se podría también aplicar a nosotros? ¿Actuamos con tanta fidelidad a la misión que por el bautismo, todos nosotros hemos recibido?

Continuemos con las preguntas. Jesús (evangelio de hoy) hace una pregunta a los discípulos acerca de la opinión de la gente sobre su identidad. Ellos mencionan personajes del pasado. El Maestro entonces les hace una pregunta que exige una respuesta personal: ¿Quién decís que soy yo?

Pedro que al parecer responde en nombre de todos: lo proclama Mesías. Cabe preguntarnos si Pedro verdaderamente sabía lo que decía, pues al proclamarle como “Cristo”, parece hacerlo de acuerdo con la mentalidad que ellos tenían de lo que el Mesías debía ser: “El libertador”, el restaurador de la gloria de Israel al estilo de David. Sin embargo Jesús, el verdadero “Mesías”, iba en otra dirección.

Después de recibir sus respuestas, Jesús les anuncia que van camino de Jerusalén donde él “sufrirá mucho y será rechazado por los notables, los jefes… y que sería condenado a muerte y que resucitaría al tercer día”.

Semejante declaración de Jesús destrozaba por completo las aspiraciones y esquemas de Pedro -y sus compañeros-, quien por eso se lleva a Jesús a un lado para “reprenderle” por las barbaridades que decía. ¡Pobre Pedro! ¡Pobres apóstoles! ¡Pobres nosotros! Siempre vamos buscando, por lo menos, un poquito de gloria, un poco de algo que nos coloque en el pedestal, un reconocimiento de nuestra valía y, aquí tenemos a Jesús, quien después de haber hecho tanto bien a todos, después de haber sanado a enfermos, consolado a los afligidos, resucitado a muertos, que aún habiendo dado comida a tantos hambrientos, va a terminar mal, pues según dice Él mismo lo van a condenar a muerte.

Tanto Pedro y los otros apóstoles, como muchos de nosotros, miembros del clero incluidos, se nos hace tan cuesta arriba el mesianismo de Cristo que no busca el triunfalismo, sino ser el verdadero “siervo de Yahvé”, el siervo que “da todo para ganar a todos, que pierde su vida para ganarla, que se entrega con toda generosidad para triunfar con toda humildad”.

El seguimiento de Cristo, sólo se puede dar desde la cruz, grande o pequeña, pesada o ligera, pero siempre personal, como la pregunta de Jesús: ¿Quién dices que soy yo? Hay momentos en los que debo estudiar, leer y buscar en los documentos de la Iglesia, en los escritos de grandes teólogos, historiadores y místicos, pero también hay un momento en el que, con todo respeto, cerramos todos esos volúmenes y los colocamos en el librero y ahí a solas, le digo a Jesús quién es Él para mí.

La respuesta requiere un compromiso, como nos recuerda Santiago (2º lectura): “Si la fe no se demuestra con las obras, está completamente muerta”.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: