Posted by: bishopgonzalez | April 26, 2012

El ‘Buen Pastor’ y el ‘rebaño ideal’

El ‘Buen Pastor’ y el ‘rebaño ideal’

 

MONS. FRANCISCO GONZÁLEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

 

Hch 4,8-12

Sal 117,1.8-9.21-23.26.28-29

1 Jn 3,1-2

Jn 10,11-18

 

Comenzamos la cuarta semana de Pascua y este domingo es conocido como el “domingo del Buen Pastor”. Me gustaría que este domingo la homilía estuviera a cargo de algún laico, incluso, de haberlo pensado antes, hubiera pedido a alguno de los lectores que escribiera la reflexión para esta semana. Este es un domingo cuyas lecturas siempre me inquietan. Jesús en el evangelio (Jn. 10, 11-18) se nos presenta como “el Buen Pastor”.

Dos características que Jesús se atribuye a sí mismo como “pastor bueno” son, primero que todo, disponibilidad para dar la vida por las ovejas y, en segundo lugar, conocimiento de las mismas. Sería interesante que nuestros rebaños tuvieran la oportunidad de decirnos a nosotros, los pastores, los sacerdotes, los ministros, los obispos, cómo ven nuestro pastoreo. ¿Qué nos dirían?

Esta misma pregunta la hace el prolífero y profundo escritor Alessandro Pronzato y él da la oportunidad a una “oveja” para que nos hable a los pastores. Creo que dice algo sobre ciertas posturas, que de vez en cuando encuentra en los pastores, posturas que son más de asalariado que de verdadero pastor, comparación que me ha dolido un tanto, tal vez bastante, pues si como dice la sabiduría popular que “las comparaciones son odiosas”, ésta lo es en grado profundo. Entre asalariado y pastor debe haber una distancia sin medida.

La “oveja” sigue hablando al pastor y explicándole que no es simplemente la cuestión de dinero (en el bolsillo ya, en la mente y tal vez en el corazón) por lo que a veces proyecta la impresión de asalariado, mercenario, sino que también cuando cede “a las consideraciones de prestigio personal, éxito, popularidad, cuando interpreta su papel en clave de poder y de dominio, cuando en vez de servir se sirve de las personas, las instrumentaliza para sus fines, cuando defiende que el oficio le autoriza a disponer de ellas y las manipula”.

El “pastor bueno” conoce sus ovejas y da la vida por ellas. Así lo hizo el “Buen Pastor” y, a eso mismo estamos llamados todos los que tenemos pastoreo a nuestro cuidado.

El cuidado del rebaño que se basa en la construcción de paredes y el uso de candados, el pastoreo por decreto y prohibición no es lo que Cristo nos dice, aunque en ocasiones esas cosas sean útiles e incluso necesarias, pero no hay nada mejor que el conocimiento personal de quienes se te han confiado (feligreses, estudiantes, hijos, ciudadanos) y la entrega de uno mismo a ellos, por su bien, por su protección contra el enemigo, por su salvación.

En este domingo del “Buen Pastor” tenemos que orar para que haya verdaderos “pastores buenos”, sin olvidar que también se necesitan “ovejas buenas” que buscan, que tratan de formar “un rebaño ideal”, ovejas que ayudan a sus pastores a un examen de conciencia y que, al mismo tiempo, reconocen toda esa gran labor que sus pastores hacen, incluso, en momentos difíciles, esa labor de cuidar un rebaño muy diverso, de reír con los que ríen y llorar con los que lloran, de orar con los que oran y de rezar por los que no lo hacen, de celebrar un bautismo y de acompañar al enfermo, de dar la bienvenida a los jóvenes y no negar el abrazo al que sufre de cualquier enfermedad.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: