Posted by: bishopgonzalez | January 20, 2012

Debemos organizar YA nuestras vidas

Debemos organizar YA nuestras vidas

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

• Jon. 3, 1-5.10
• Sal 24,4-9
• 1 Cor. 7, 29-31
• Mc. 1, 14-20

 Estamos en esas ocho semanas que van desde las celebraciones de Navidad y Epifanía y el comienzo de la Santa Cuaresma. No tenemos en estos domingos ninguna fiesta especial o conmemoración de la vida de Nuestro Señor, o sea que estamos en el llamado Tiempo Ordinario. El de hoy es el tercer domingo de dicho ciclo. Las lecturas están tomadas del profeta Jonás, de la primera carta a los Corintios y el comienzo de la predicación de Jesús según el evangelio de San Marcos.

En los tres pasajes bíblicos que hoy leemos hay un cierto mensaje que denota urgencia. El profeta Jonás anuncia a los ninivitas “que dentro de cuarenta días la ciudad será arrasada”. El estilo de vida de los ciudadanos de Nínive es inmoral, depravado, no queda otro remedio, la ciudad tal cual es desaparecerá. Cuando la gente oye semejante cosa, no espera a que pasen los cuarenta días, sino “que creyeron en Dios, se vistieron de sayal e hicieron ayuno”. Cuando vió el cambio, Dios tuvo piedad de ellos y la ciudad siguió en pie, aunque ya no era la misma ciudad, la conducta de la población entera había cambiado, esta era otra Nínive completamente.

Jesús en el evangelio se nos presenta también con un aviso, advertencia o anuncio que denota inminencia: “Se ha cumplido el plazo, Ya” (1). “El Reino de Dios comienza, Ya” (2). “Convertíos, Ya” (3). “Crean en la Buena Nueva, Ya” (4). Parece que el Señor nos está diciendo que nos dejemos ya de tonterías y de dar vueltas y más vueltas al asunto, hemos de romper con el pasado, hemos de abandonar el “modo de hacer de los hombres”, para aceptar el “modo de hacer de Dios”, o sea alejarnos del pecado y acercarnos a la Gracia. Dicho de otra manera, nos pide, y con urgencia, arrepentimiento y fe, arrepentimiento de nuestras faltas y fe en el evangelio, en la Buena Noticia. En otras palabras, se nos pide aceptar a Jesús, verdadero evangelio y noticia buena.

Como consecuencia de todo ese mensaje de Cristo en el evangelio, San Pablo habla muy claro a los corintios (2ª lectura) y les insta a que reconozcan que el momento es apremiante. Este pasaje del Apóstol habrá quienes lo vean como la completa desvalorización de todo lo que pertenece a este mundo. No creo yo que esa fuera su intención. Esa premura de la que habla se refiere a que debemos organizar Ya nuestras vidas en vistas al Reino de Dios, a ponernos en el camino recto que nos lleve hacia Dios, o sea que nos relacionamos con las personas y usamos las cosas en tanto en cuanto nos llevan hacia Dios.

Volviendo al evangelio de este domingo, vemos como Jesús llama a Simón y a su hermano Andrés: “Venid conmigo, les dijo, y os haré pescadores de hombres”. La respuesta de estos dos hermanos no se hizo esperar: “Inmediatamente, apunta el evangelio, dejaron las redes y lo siguieron”. La misma respuesta halló Jesús al llamar a la otra pareja de hermanos, los hijos del Zebedeo, quienes “dejaron a su padre con los jornaleros y se marcharon con él”.

Jesús en su predicación pública dijo: “Convertíos y creed en el Evangelio.” A todos nosotros, sin excepción, nos sigue llamado ha hacer lo mismo, pero hay que conocerlo mejor para escuchar su llamado y poder seguirlo. Debemos “seguir a Jesús”, en “trabajar por el Reino” en modo alguno hace que los cristianos echemos el cerrojo al mundo en que estamos, sino que lo vemos, lo vivimos, lo disfrutamos al estilo de Jesús, cuyo ejemplo y estilo de vida imitamos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: