Posted by: bishopgonzalez | December 8, 2011

¿Qué clase de regalos podríamos dar en esta Navidad?

¿Qué clase de regalos podríamos dar en esta Navidad?

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

• Is. 61,1-2.10-11•

Salmo Lc 1,47-50.53-54•

1 Tes. 5,16-24

• Jn. 1, 6-8.19-28

Otra vez nos encontramos con el profeta Isaías (primera lectura). Estas pocas líneas nos hablan de la acción de Dios: “Sanación, liberación y anuncio de bendición”. Lejos están los castigos y maldiciones, es hora de construir una “nueva Jerusalén”, hay que hacer “una nueva creación”, la cual no estará basada en piedras y otros materiales por más preciosos que sean, sino en el amor y la misericordia de Dios, o sea en un material que nadie podrá destruir, ni nos lo podrán robar, a no ser que nosotros lo permitamos.

En un mundo bastante comercializado como lo es el nuestro, en unos días como éstos que preceden a la Navidad, sería muy bueno que todos pensáramos qué clase de regalos podríamos dar, regalos duraderos, regalos con impacto, regalos adquiridos en la fábrica del Señor Jesús. Y si hacemos de esos otros regalos, de los que hay que pagar con dinero, que le demos el mejor y más caro al que más lo necesita.

En la segunda parte de la primera lectura, es el mismo profeta que en el nombre del pueblo habla del gozo y alegría por esta “renovación” de relación con Dios. Para expresar el gozo, de nuevo nos lleva a la fiesta de bodas: manto de triunfo, corona y joyas como se adornan el novio y la novia para expresar su felicidad.

En el evangelio (Jn. 1,6-8.19-23) nos encontramos escuchando las palabras de Juan el Bautista. El domingo pasado lo vimos actuando como precursor, en el evangelio de hoy le vemos como testigo. Sacerdotes y fariseos quieren saber la identidad de Juan y por estar tan preocupados en la persona y acciones del Bautista no ven a quien él les está anunciando: “en medio de vosotros, les dice, hay uno que no conocéis…”

Yo no sé si a veces nosotros no vivimos en plena felicidad, porque nos vamos por las ramas, porque buscamos donde no hay, porque compramos lo que no vale, porque gastamos lo que no tenemos. Tal vez deberíamos darnos cuenta de la advertencia de Juan Bautista a la gente de su tiempo: lo tenéis al alcance de la mano, delante de los ojos y no conocéis la verdadera felicidad, no sabéis alargar la mano hacia ella, no habéis abierto los ojos para conocerla.

Busquemos el regalo perfecto, Jesucristo está en medio de nosotros, en el hermano y hermana, en la Palabra, en la Santa Eucaristía, y seguimos sin conocerlo, Él que vino para que tuviéramos vida, vida en abundancia, sigue siendo el desconocido para muchas gentes, incluso entre los que nos llamamos cristianos y nos proclamamos sus seguidores.

El bautismo de agua (Juan) es purificación, pero el bautismo del Espíritu (Jesús) es transformación, es la nueva creación en Cristo Jesús y nosotros somos parte de esa nueva creación si lo reconocemos y si lo aceptamos, de lo contrario nos quedamos en un “mero sobrevivir” en vez de un “vivir a plenitud”.

El apóstol Pablo (2º lectura) insta a los Tesalonicenses a varias cosas: a la alegría, a la oración constante y a la acción de gracias”. Más todavía, les insta a “no apagar el Espíritu”. Cabe aquí hacernos una reflexión: Estamos viviendo en un mundo organizadísimo, cada segundo cuenta, cada cosa en su lugar, reuniones de planificación, exámenes de calidad, notas, documentos, edictos, guías y directrices, ¿dónde está el Espíritu en medio de todo ésto? Ese Espíritu que sopla donde quiere y como quiere.

En el salmo (Lc 1,47-50.53-54) de este domingo decimos: “Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador.”


Responses

  1. No sé si este comentario llegará a manos de Monseñor Francisco González, ojalá así fuera. Desde aquí, en Málaga (España) deseo hacerles llegar mi más sincera felicitación en esta Pascua de Navidad. Tengo la fortuna de poder ver, a través de la televisión por cable, la cadena EWTN, y, a través de ella, asistir al rezo diario de la coronilla de la divina misericordia, en osaciones, como hoy, puedo participar en las somennes celebraciones que se emiten desde la Basílica de la Inmaculada Concepción; en una de ellas, el año pasado, pude conocer la figura de Monseñor, me impactó su sencillez, la cercanía y humanidad que irradia este hombre. En el día de hoy, en este preciso momento, me encuentro presenciando la emisión en directo de la celebración de la misa de Navidad, he podido escuchar su homilía, tras una “exagerada”, según mi parecer, proclamación del evangelio, se ha impuesto la sinceridad, la palabra, la serena presencia de monseñor, estoy impresionado, me alegra verlo mejor de salud pues en otras ocasiones sus manos delataban problemas y ello me preocupaba, hoy le ví mejor, hoy me llegaron a lo más hondo de mi corazón sus palabras, sus deseos, su reflexión sobre la familia, el regalo de la Navidad y de Dios niño, el perdón cristiano y la serenidad que debemos mostrar, siendo signos de nuestra fé.
    Desde esta tierra, de parte de un hombre no alejado de la espiritualidad, pero sí de esta Iglesia en parte pecadora y defectuosa, quiero darle las gracias porque personas como usted reconcilian almas como la mía con la auténtica fé, el verdadero espíritu cristiano; participo, desde la sombra, en las celebraciones litúrgicas, intento ser constante en la oración diaria, en el rezo de la coronilla de la divina misericordia, en el rosario, en tantas formas que desde niño fueron inculcadas en mí por mi madre y que forman parte de mi existir; estuve involucrado en la Iglesia, como parte activa, y desencantado marché de ella, sintiéndome pecador, no encontrando mi sitio y, hoy, desde mi madurez de vida, con la estabilidad social y emocional de un hombre de 47 años, sigo intentando ser un hombre de Dios, como decían mis antepasados. Son personas como usted, con sus palabras, con su vida y ejemplo quienes hacen que corazones heridos se reconcilien con la Iglesia que Dios dejó.
    Gracias por lo hermoso de la celebración, por la serenidad que su presencia impone y por sus palabras, es usted un hombre de bondad, bendito sea.
    Un afectuoso saludo y un fraternal abrazo monseñor.
    Andrés Ramos Ayala


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: