Posted by: bishopgonzalez | April 29, 2011

Cuando no hay miedo, no hay necesidad de cerrojos

Cuando no hay
miedo, no hay necesidad de cerrojos

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF

Obispo Auxiliar de Washington

Hech 2,42-47

1 Pe 1,3-9

Jn20, 19-31

El domingo por la mañana han encontrado la tumba vacía. Inmediatamente
después Jesús se aparece a María Magdalena que estaba desconsoladísima, y que
tan afectada estaba por la muerte de su Señor y la desaparición de su cuerpo
que ni lo reconoce. Una vez pasado ese primer momento y por encargo del mismo
Jesús, María va en busca de los discípulos para anunciarles la buena nueva.

Sin embargo los discípulos estaban aterrorizados, en un lugar -el evangelio nos
dice- “con las puertas cerradas por miedo a los judíos”. Sólo al atardecer se
les cambió la vida, el corazón les dio un vuelco, porque sin que alguien
llamara y sin que nadie abriera la puerta Jesús se presentó en medio de ellos y
como siempre tranquilizándoles con ese saludo tan precioso como es: “La paz
esté con vosotros”, y que se los vuelve a repetir al tiempo que les enseña su
identificación: les mostró las manos y el costado. Sí es el Resucitado, pero
con los signos de su sufrimiento y del supremo sacrificio, que le llevó a la
cruz, a la tumba pero también al triunfo.

Sabiendo que había resucitado y como testigos estaban Pedro, Juan y María
Magdalena, el miedo les había paralizado. El miedo a la incertidumbre, a la
cárcel, a la misma muerte les había hecho cerrar las puertas, puertas no
solamente de la casa, sino también de su corazón. Preferían no tomar ningún
riesgo. Fue la presencia del Señor que soplando sobre ellos les dio el Espíritu
Santo, y así recibieron la nueva vida, como por el soplo divino comenzó la vida
en un principio.

Tal vez nos cueste imaginarnos el miedo de los discípulos, después de tantas
pruebas que tenían y anuncios que el Señor les había hecho. Este hecho tal vez
nos pueda ayudar a un examen de conciencia, una revisión de nuestra vida en lo
que se refiere a nuestro compromiso de fe y misión.

¿Cuáles son nuestros miedos? ¿Es posible que tengamos miedo a que no nos
estimen, elogien, ensalcen, prefieran o consulten? ¿Nos preocupa el que nos
humillen, desprecien, calumnien, olviden o ridiculicen? ¿Tememos que se
prescinda de nosotros? Tal vez nos hemos encerrado para no ser retados,
gritamos más que los otros para que nadie se atreva a preguntar, no compartimos
para no tener que cambiar.

Cuando los discípulos se abrieron de veras al soplo del Espíritu, más bien al
“viento huracanado y poderoso el día de Pentecostés, se les acabó el miedo, a
pesar de que los peligros continuaban. Ya no había necesidad de cerraduras o
cerrojos, las puertas tenían que estar abiertas, y lo mismo las ventanas, y
especialmente el corazón para amar, la boca para proclamar y la mente para
creer.

Y así esa primera comunidad cristiana, esa primitiva iglesia se fundamentaba y
desarrollaba basada en cuatro pilares como nos recuerda la primera lectura,
tomada de los Hechos de los Apóstoles: “perseveraban en la enseñanza de los
apóstoles, en la unión fraterna, en la fracción del pan y en la oración”.
Basado en este querer aprender más, para así conocerse mejor y mejor conocer al
Señor, y fortalecidos por la fracción del pan (fuente y cima de toda vida
cristiana) y la oración (elevación del alma hacia Dios), eran capaces aquellos
primeros seguidores de Jesús, de vender sus posesiones, tener todo en común,
repartir todo de acuerdo a las necesidades de cada uno, acudir al templo y
hacerlo todo con alegría y sencillez.

Esa forma de ser fue la mejor forma de proclamar la Palabra, de evangelizar. Al
hablar de la Nueva Evangelización, suspirando por nuevos métodos y gran
cantidad de entusiasmo, tal vez sería bueno para cada uno de los bautizados,
echar una miradita a aquellos primeros discípulos del Señor, aquellos
seguidores del Maestro, testigos del mismo donde estuvieran.

Pedro alaba a Dios, que por la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo de
entre los muertos, nos ha hecho renacer para una esperanza viva, para una
herencia incorruptible, incontaminada e inmarchitable.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: