Posted by: bishopgonzalez | January 27, 2011

Buscando al Señor en pos de la justicia y la humildad

Buscando al Señor en pos de la justicia y la humildad

MONS. FRANCISCO GONZÁLEZ, SF

Obispo Auxiliar de Washington

Sof 2,3; 3,12-13

Sal 145

1 Cor 1,26-31

Mt. 5,1-12

El profeta Sofonías más que ningún otro habla del pecado del pueblo, enfatizando más que las obras en sí, la motivación, que no es otra más que un deseo de completa libertad, libertinaje sería más acertado, basado en un egocentrismo que ignora a Dios, lo cual les trae la ira del Señor. Pero como verdadero profeta de Dios, su anuncio o mensaje tiene una segunda vertiente. Si critica y anuncia desastres, pero también (primera lectura de este domingo) habrá cambio, restauración si hay conversión.

El profeta exhorta a “buscar al Señor” yendo en pos de la justicia y la humildad. La busca y práctica de ambas les podrá cobijar de la ira del Señor, y así una vez que el pueblo se haya hecho humilde, y habiendo abandonado la inequidad, la mentira y falsedad, podrán descansar y vivir sin que nadie los moleste.

Pablo recuerda a su gente cómo el Señor ha elegido a los que carecían de todo, al débil, al pobre, al vil, al despreciable para que nadie pueda alegar méritos propios ante él y presumir una valía personal.

En ambas lecturas podemos apreciar el valor de la humildad, de ese vaciarse de uno mismo para ponerse completamente en las manos del Señor que nos creó y que nos llama y salva, si le aceptamos. ¡Qué difícil es ese vaciarse de uno mismo! A veces llegamos a ilusionarnos creyendo que si todos fueran como nosotros el mundo estaría mucho mejor. Vamos por ahí sembrando nuestra filosofía, nuestro estilo de vestir, de sonreír, nuestro deporte, nuestros éxitos, nuestra figura, la colección de fotos en todos los lugares y posiciones y nos olvidamos las palabras del profeta: “Buscad al Señor, vosotros todos”.

La felicidad, la satisfacción, el sentido de la vida son deseos naturales y buenos. Esa fue la intención de Dios al crear el mundo. Eso se desprende de que hizo todo bueno como preparación para la llegada de su obra maestra: el ser humano. Y cuando su Hijo Jesucristo vino a este mundo habla anunciando que ha venido para que tengamos “vida en abundancia”. La carencia de felicidad, satisfacción y sentido de la vida no viene de Dios. Nuestro reto, el reto de la humanidad es buscar todo ello en donde se puede encontrar.

Algunos buscan o buscamos dar sentido a la vida tratando de acumular dinero y poder, subir en el escalafón hasta lo más alto de la organización, o experimentar cuanto más placer mejor. Ansiar medallas, premios, condecoraciones, títulos honoríficos. Todo muy bonito, pero de muy poco valor, nada es permanente, nada de eso es llave para la felicidad, pues la abundancia de placeres puede aburrir, el poderío te lo pueden quitar, el dinero lo tienes que dejar y cuanto más alto uno sube, más dolorosa es la caída.

Jesús, el Maestro, el Camino, la Verdad y Vida nos habla de algo distinto para buscar y conseguir esos deseos legítimos de felicidad, satisfacción y sentido de vida.

Desde su cátedra en la montaña, el lugar de Dios, Jesús dice que los pobres en el espíritu, los humildes, los que buscan la voluntad de Dios, los misericordiosos, los limpios de corazón, los constructores de la paz, los perseguidos por hacer lo que Dios quiere, incluso los que sufren la tristeza, son dichosos, felices, bienaventurados.

De nuevo: “Buscad al Señor todos vosotros”. La sencillez, la humildad y esa pobreza de la que el Señor nos habla pueden acercarnos a nuestro último deseo más que todo el oro del mundo.

El “pobre” en el sentido bíblico, como dice muy bien Mauro Orsatti, es quien se vacía de sí mismo y renuncia a la pretensión de construir su vida de modo independiente, para dejarle cada vez más espacio y cabida a Dios.

El gran Pablo, apóstol de Jesucristo, nos recuerda en su carta a los Filipenses: “…todo aquello que para mí era ganancia, es ahora pérdida o daño comparado con el Mesías…lo tengo todo por basura con tal de ganar a Cristo y encontrarme con él”.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: