Posted by: bishopgonzalez | January 13, 2011

Beneficio de la unidad: entendimiento de unos con otros

Beneficio de la unidad: entendimiento de unos con otros

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF

Obispo Auxiliar de Washington

Is 49, 3.5-6

Sal 39

1 Cor 1,1-3

Jn 1,29-34

Ha pasado ese tiempo tan precioso de Navidad cuando celebrábamos el Nacimiento del Señor, su manifestación a unos pobres pastores y a unos sabios de oriente. También honramos a la Sagrada Familia en su fiesta y nos estremecimos pensando en la barbarie de un rey que mató a unos inocentes pues quería deshacerse del verdadero rey, y por último homenajeamos a la Virgen por ser Madre de Dios, seguido del recuerdo del Bautismo de Jesús.

Hoy es el segundo domingo del tiempo ordinario. La primera lectura nos ofrece el tema de la consolación; en la segunda escuchamos a Pablo hablar de la comunidad y comunidades, y en la lectura evangélica oímos el testimonio de Juan el Bautista acerca de Jesús.

La primera lectura, que nos viene de Isaías, es par-te del segundo cántico del “Siervo de Yahvé” donde se le asigna la misión, que entre otras cosas será el unir a todo el pueblo elegido (Jacob e Israel), convirtiéndose en luz de las naciones y así llevar la salvación a toda la tierra.

Esta profecía es gran reto para la gente de aquella historia y también para nosotros. El profeta les presenta el ejemplo del Siervo para que le imiten, para que trabajen por la unión de todos, para que sean luz en el mundo, para que sean instrumentos de paz lo cual tendrá como resultados todos esos beneficios que se derivan de la unidad, el entendimiento de unos con otros, de una paz duradera y del gozo y alegría de haber conseguido ambos.

La segunda lectura es el comienzo de la primera carta de Pablo a los Corintios. En esta carta va a decir cosas muy importantes para dicha comunidad, pero también para todos los creyentes y por eso se da a sí mismo un título especial, apóstol de Cristo, además de declarar de donde le viene dicha dignidad y misión: llamado por voluntad de Dios. No hace alarde de mérito alguno por su parte para haber sido el objeto de dicho llamado, sino que lo toma como don gratuito de Dios, lo cual requiere incluso mayor fidelidad.

El evangelio de este segundo domingo del tiempo ordinario continúa y añade algo más al tema del domingo pasado. Juan en éste su primer capítulo nos habla del testimonio que el Bautista da de Jesús al cual llama cordero de Dios que quita el pecado del mundo, afirma también haber visto al Espíritu posarse sobre él, por lo que se convierte Jesús en el ungido, en el Hijo de Dios.

Así se cumple todo lo dicho de él, y así comienza su vida misionera o pública. Nada sabemos de la vida oculta de Jesús, excepto por su nacimiento, huida a Egipto, regreso y visita al Templo cuando tenía doce años. A todos nos gustaría leer y meditar acerca de esos años de puro silencio, de su formación y crecimiento, del aprendizaje como carpintero y su trabajo posterior. Por lo que se deduce de algunas frases sueltas su vida oculta fue completamente ordinaria, nada impresionante, excepto, claro está, de ser Hijo de Dios hecho hombre.

Jesús es el cordero de Dios, el cordero que será sacrificado para quitar el pecado del mundo. ¿Qué pecado es ése? Un pecado de entonces y de ahora: el rechazo de los suyos. Jesús vino a los suyos y no le recibieron. Hoy seguimos en muchos casos esa misma línea, pues no le recibimos como él era y es, sino que le ajustamos a nuestros propios caprichos e ideologías, como exigiéndole un cambio de sí mismo, si verdaderamente quiere salvar al mundo. Le estamos queriendo quitarle su puesto e informarle de cómo debe ser y así hay fieles y pastores que desfiguran la imagen que de Cristo nos dio su precursor, Juan el Bautista.

Jesús quiere con su vida destruir nuestra muerte, con su luz iluminar nuestra oscuridad, con su obediencia al Padre derribar nuestro orgullo, con su amor sin medida desmantelar las razones de nuestro odio, con su paz vencer nuestras hostilidades y con su humanidad restaurar la nuestra.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: