Posted by: bishopgonzalez | September 2, 2010

El seguimiento de Jesús es siempre radical

El seguimiento de Jesús es siempre radical

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

Sap 9,13-19
Sal 84
Flm 9-10.12-17
Lc 14,25-53
Se acaba el verano, el tiempo de vacaciones y relajación, tiempo de viajes y visitas, tiempo de descanso mientras vemos que el mundo y la vida pasa, al mismo tiempo que nosotros, y valga la redundancia, queremos pasarlo lo mejor posible.

Al final de este tiempo tan maravilloso nos llega en la Liturgia de la Palabra de este domingo un pasaje que hinca el diente. La narración que hoy nos ocupa presenta a Jesús de camino y acompañado de una gran multitud. Cabe preguntar: ¿quiénes son toda esa gente? ¿son gente rica… pobre… con una buena educación… analfabetos… nativos… extranjeros… indocumentados… trabajadores… en el paro… enfermos…sanos… gente joven o ancianos… miembros de la nobleza y poderío político… en uniforme militar o sayal religioso?

La verdad es que no importa. Jesús va a hablar y se dirige a aquellos que sin distinción de a qué grupo pertenecen, tienen una cosa en común: quieren ser sus seguidores.

Si echamos una mirada a nuestro alrededor y comenzamos por nosotros mismos nos preguntamos o buscamos qué es lo que nos pone al mismo nivel con todos los demás seguidores del Maestro. La respuesta es sencilla, pero profunda y exigente. El que quiere seguirle tiene que poner al Maestro como número uno en su vida, sí preferirle a él antes que a todos esos tan queridos: padre, madre, mujer, hijos, hermanos y hermanas, incluso uno mismo. Y por si eso fuera poco cada uno tiene que cargar con su cruz.

¿Qué significa todo lo anterior? Jesús en ningún momento pide odiar al padre y a la madre, como se ve en algunas traducciones. Jesús que conoce muy bien los mandamientos y el primero de los que se refieren al prójimo es el amor a los padres, no puede aquí pedir todo lo contrario, además de que él mismo nos manda amar a todos, incluso a nuestros enemigos. Pero lo que sí creo que Jesús está indicando que las relaciones basadas en lo que se refiere al Reino son superiores a las que nacen de la carne y de la sangre.

Es una experiencia más común de lo que quisiéramos ver que hay familias divididas por la herencia, por los negocios, por no aceptar a nuevos miembros debido a matrimonios, etc. También sucede que familias enteras hacen guerras despiadadas a otras familias por alguna falta, real o imaginada, contra su honor, guerras o enemistades que se prolongan por generaciones.

Jesús no puede aceptar este “espíritu familiar” entre los que quieren seguirle y por eso quiere elevar las relaciones de aquellos que desean seguirle, nada de esos odios, divisiones, rencillas o guerras, él quiere ser el centro de todos aquellos que le siguen. Ni más, ni menos. La decisión de seguir a Jesús tiene que ser en completa libertad y comprometido a poner al Maestro por delante de todos los intereses, ya sean familiares, comunitarios, incluso personales.

Este nuevo estilo de vida que el Señor nos propone y mirando al mundo en que vivimos, nos debe hacer pensar en cambios radicales para nuestra sociedad: políticas gubernamentales que no promueven el desarrollo humano; leyes que no respetan la vida humana desde la concepción a la muerte natural; costumbres de represión y rechazo que nos trae el racismo y xenofobia; doctrinas económicas que divinizan el mercado y sacrifican al ser humano; los presupuestos armamentistas de las naciones que prefieren los cuarteles a las escuelas y universidades; los defensores y practicantes del terrorismo y los narcotraficantes con su dinero, lavado o sucio, pero siempre ensangrentado.

El seguimiento de Jesús es siempre radical y debe estar siempre al servicio del hermano y para la gloria del Padre.

Seamos también otros “cirineos” ayudando a llevar la cruz de los hermanos/as, que o por estar débiles o por ser muy pesada la cruz, se van cayendo y apenas pueden levantarse. A Dios nunca le ganaremos en generosidad, cualquier obra buena hecha en su nombre tendrá una recompensa muy superior a nuestro sacrificio.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: