Posted by: bishopgonzalez | May 14, 2010

Proclamar la buena nueva, pero no sólo de palabra

Proclamar la buena nueva, pero no sólo de palabra

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

Hch 1,1-11
Sal 46
Ef 1,17-23
Lc 24,46-52

Hoy celebramos la fiesta de la Ascensión del Señor a los cielos. El relato de este evento lo encontramos dos veces en San Lucas, uno al final de su primer libro, o sea del evangelio y la segunda vez al comienzo de los Hechos. Ambas narraciones las podemos leer hoy. En cuanto nos ponemos a leerlas, la primera lectura y el evangelio designados para la liturgia de hoy, podemos apreciar algunas diferencias.

¿Cuál es la verdadera? Yo me atrevería a decir que las dos, pues el autor parece estar interesado en el aspecto teológico mucho más que en el cronológico. Hasta podríamos afirmar que en Hechos, la primera lectura de la Liturgia de la Palabra se quiere señalar y enfatizar el rol de los apóstoles y la iglesia, y en el evangelio el protagonista sin duda alguna es el Señor.

Después del pequeño resumen/introducción al libro de San Lucas sobre el encargo que Jesús da a sus apóstoles. No deben moverse de donde están ni hacer nada hasta que reciban el Espíritu que él les enviará en el nombre del Padre. Ellos van a ser los que continúen su misión, pero la forma y el dónde será responsabilidad del Espíritu, y que leyendo el libro vemos que los dirige a ciertos lugares y ciudades y en otras ocasiones les prohíbe ir a donde ellos habían pensado.

Como apóstoles van a ir a predicar, van a ir a proclamar el evangelio, “la buena nueva”, pero no simplemente de palabra. Jesús les anuncia que cuando reciban el Espíritu serán sus testigos donde están y hasta los confines de la tierra. Testigos, mártires, que darán testimonio no sólo con las palabras, sino especialmente con sus vidas, con su forma de ser y actuar, que las obras que hagan no contradigan la enseñanza que van a impartir.

¡Qué bueno es recordar este mandamiento!

Queriendo o sin querer, nos vamos olvidando de ese testimonio, de esa demostración existencial de nuestra fe y de nuestro discipulado. Mira que llenamos páginas y más páginas de libros piadosos, y predicamos sermones y campanillas, y damos conferencias, retiros, y toda clase de ejercicios espirituales en su más amplio sentido, y al cerrar el libro, o bajar del púlpito, o acabar la última palabra nos olvidamos de todo eso, para ir por nuestro propio camino y hacer nuestra santa voluntad, aunque de santa no tenga nada.

El Señor quiso que esperaran al Espíritu pues lo que les esperaba no era fácil para aquellos primeros misioneros, como no ha sido fácil durante los siguientes dos mil años: abandonar los tuyos, tu seguridad para ir a lugares lejanos (los confines de la tierra) y allí en una cultura distinta, en idiomas diferentes y hablar a gente desconocida sobre un Dios que se sacrifica por el bien nuestro, que se deja crucificar por nuestra salvación. ¡Qué difícil entender! Y sin embargo, gloria a Dios, aquellos primeros apóstoles y sus sucesores y los que continuaron han proclamado a los cuatro vientos, lo que Lucas escribió a beneficio de Teófilo: todo lo que Jesús hizo y enseñó desde el principio hasta que subió al cielo.

Jesús fue a su destino final, a la derecha del Padre, y sus seguidores han continuado dando testimonio de su fe: niños y ancianos, mujeres y hombres, pobres y ricos, laicos y clérigos, catequistas y papas, religiosas y religiosos, vírgenes consagradas y familias enteras.

Cuando Jesús subió a los cielos y nos pidió/mandó su obra no nos dejó solos, la bendición que les dio en el momento de su despedida sigue con nosotros, su Espíritu sigue en medio de nosotros, el mismo Señor continúa viniendo y viviendo dentro de nosotros y de una forma especial en la Santa Eucaristía, aunque no solamente ya que según Él mismo dijo: “El que me ama, se mantendrá fiel a mis palabras. Mi padre lo amará, y mi padre y yo vendremos a Él y viviremos en Él”.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: