Posted by: bishopgonzalez | February 4, 2010

‘No quiero sorpresas… Esto siempre lo hemos hecho así’

‘No quiero sorpresas… Esto siempre lo hemos hecho así’

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington
Is 6,1-2.3-8
Sal 137
1 Cor 15,1-11
Lc 5, 1-11

Echando una ojeada hacia atrás en mi vida puedo asegurar que he oído infinidad de veces esa frase que pronuncian ejecutivos, jefes y personas con autoridad: “No quiero sorpresas”. Y tiene sentido y por eso, como dijo alguien, queremos tener todo atado y bien atado. En las librerías encontramos libros que nos enseñan a cómo controlar tu vida.

Sospecho que en algunas ocasiones no se aceptan o se miran con recelo a los extranjeros e inmigrantes, pues con su llegada perdemos el control de muchas cosas. El famoso: “esto siempre lo hemos hecho así” sufre dolores de parto porque llega un nuevo estilo, una nueva forma, una vida nueva.

Reflexionando sobre el pasaje de Isaías (1 lectura) y la narración de Lucas sobre la “pesca milagrosa”, me recuerda la frase que me dijo hace ya unos cuantos años un sabio y santo sacerdote: “Déjate sorprender por el Espíritu”. Incluso en nuestra relación con Dios queremos decirle lo que tiene que hacer para que nosotros sigamos siendo sus amigos e interlocutores.

En la primera lectura vemos el llamado de Isaías quien ve al Señor en todo su esplendor, en todo su poder y gloria. El profeta entra en sí mismo, se reconoce pecador y acaba de ver al Rey y Señor todopoderoso, todo lo cual le puede traer consecuencias perniciosas. Sin embargo acepta que uno de los serafines le aplique un ascua del altar a su boca y la sorpresa le llega: desaparece su culpa.

Dios que tiene un plan para su pueblo y quiere comunicárselo. Y como si necesitara consejo, pondera en voz alta: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?”

El profeta que se ha reconocido impuro, también se ha dejado purificar por el Señor, y ahora se siente invitado a entregarse al Rey y Señor con todas las consecuencias, las cuales él desconoce: Aquí estoy yo, envíame. Y así la indignidad de esta persona que se deja llevar por Dios queda borrada de su vida y es elevado a ser misionero de Dios.

Pasando al santo evangelio nos encontramos a Jesús junto al lago de Genesaret. ¿Qué hace? Simplemente evangelizar. Esa es su misión, proclamar el Reino de Dios. La gente que le escucha quiere oír a este profeta que les habla de Dios. Ante la imposibilidad de oírle por parte de muchos se sube a una barca para que su voz se proyecte más lejos. Cuando terminó de hablar pidió al capitán de la barca, Simón de nombre y a quien ya conocía pues había curado a su suegra, que remara lago adentro y que echara las redes para pescar.

Simón, sabía de pesca, vivía de la pesca, conocía el lago, entendía a sus hombres y había pasado la noche entera faenando y sabía que allí no había peces. Sin embargo, algo movió a este tosco y curtido marinero a abrirse a la dirección del Señor. Posiblemente para que el Maestro se percibiera de la realidad y les dejara tranquilos para descansar un poco y después volver al trabajo. Así lo hizo y… ¡sorpresa! Capturaron una gran cantidad de peces, tanto que las redes se rompían y por eso hicieron señales a la otra barca que vino y también la llenaron y casi se hundían.

Pedro no se siente ni vencido ni vencedor, sólo se siente agradecido y humildemente se dirige al Señor y confiesa: Apártate de mí, Señor; que soy un pecador.

Pedro, como muy bien hace notar Isabel Gómez Acebo en su comentario a este pasaje, se presenta como creyente, pecador, humilde y dependiente del Maestro, que son las cualidades básicas del discipulado, y acaba como Isaías aceptando la misión. Pedro y sus compañeros abandonan todo y desde ese momento se convertirán en pescadores de hombres.

Al dejarse guiar o abrirse a las sorpresas de Jesús, su vida cambia como la de tantos y tantos hombres y mujeres que desde tiempos antiguos se han dejado sorprender por la fuerza del Espíritu y no han puesto condiciones al plan de Dios en sus vidas y para el bien de sus hermanos y hermanas.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: