Posted by: bishopgonzalez | January 21, 2010

¿Qué hacemos para vivir nuestra fe con espíritu comunitario?

¿Qué hacemos para vivir nuestra fe con espíritu comunitario?

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

Neh. 8,2-10
Sal 18,8.9.10.15.
1 Cor. 12,12-30
Lc. 1,1-4;4,14-21
Estamos (1º lectura) viviendo el período post exílico.  Ya el pueblo desterrado ha vuelto a casa y ahora están congregados con el maestro de la Ley, Esdras, quien abriendo el libro de la Ley (La Palabra) les leyó a los reunidos, mujeres y hombres, por largas horas y los levitas le ayudaron, leyendo y explicando lo leído.

El pueblo, en comunidad, escucha la lectura.  El pueblo, en comunidad, “alza las manos y asiente, a lo leído, con un profundo ¡Amén!”  Unos 500 años más tarde, Pablo (2º lectura) habla del pueblo, comunidad, cuerpo de Cristo.  Corinto es una ciudad grande y multitudinaria, hay gran diversidad de caracteres, pero Pablo recuerda a los cristianos que todos, todos han sido bautizados en “un mismo Espíritu”, el cual los constituye en el cuerpo de Cristo, un cuerpo cuyos miembros son distintos, pero que se complementan unos a otros, y que a través de esta solidaridad fortalecen el cuerpo, lo robustecen, le dan totalidad.  Por el contrario, si los miembros se independizan, causarían estragos al cuerpo que entonces carecería de manos o pies u oídos, tal vez una pierna, o estaría tuerto.

San Pablo pide a los Corintios de entonces y, a los hispanos, a los anglosajones, a los caribeños y afroamericanos, a los nativos y a los asiáticos de hoy y que vivimos en ésta, nuestra querida arquidiócesis, que practiquemos la solidaridad, y si hay quien llora, que sepamos llorar con él/ella, y que si alguien ha recibido honores, sepamos todos alegrarnos en su triunfo sin envidias y con mucho amor.

La comunidad, el espíritu comunitario, el sentido de pueblo, la idea de barrio está muy profundamente enraizado en nuestra comunidad y en nuestra Iglesia católica.  ¿Qué hacemos para vivir nuestra fe con espíritu comunitario?  ¿Cómo vivimos, practicamos nuestra religión en familia?

El evangelio de hoy tiene dos partes: el autor nos habla del cómo y el por qué de su trabajo y a quien se lo dedica.  La segunda parte nos presenta a Jesús comenzando su vida pública, y lo hace en su pueblo y en su sinagoga.  Jesús lee del profeta Isaías e interpreta la lectura y lo mismo que el pueblo en el tiempo del maestro Esdras, Jesús les ofrece una buena noticia, especialmente a los pobres, a los cautivos, a los ciegos, a los oprimidos.  El Espíritu del Señor que está sobre Jesús, es el origen de la buena nueva.

Buena noticia sería también en nuestros días, ahora que estamos en el tiempo de orar por la unión de las iglesias, que pronto llegáramos a dar nosotros la buena noticia al Señor pudiéndole decir: “Señor, aquello que tu deseabas tanto, que todos fuéramos uno, como tú y el Padre sois uno”, se ha realizado”.  Qué buena noticia sería poder proclamar que hemos dejado de lado las obscuras páginas de una cultura de la muerte y estamos viviendo la vida a plenitud en medio de una sociedad que defiende la vida en todos sus aspectos, y se promovieran los medios para que no se vuelva a llegar a semejante escándalo, y que ese 80 por ciento de la población mundial que tiene acceso a sólo el 20 por ciento de la producción, vean realizadas sus esperanzas con una más equitativa distribución de los bienes de este planeta.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: