Posted by: bishopgonzalez | November 25, 2009

La globalización de la pobreza y la desesperación

La globalización de la pobreza y la desesperación

MONS. FRANCISCO GONZALEZ, SF
Obispo Auxiliar de Washington

Tengo el honor y es para mí una bendición el poder visitar las parroquias de nuestra querida arquidiócesis y en esas ocasiones puedo observar muchas cosas buenas que tanto los sacerdotes como los laicos, diáconos permanentes, personas de vida consagrada, jóvenes y personas mayores están haciendo para continuar la misión que Jesús nos confió.

Hoy comenzamos un año nuevo litúrgico, es el Ciclo C durante el cual se nos va a ofrecer como lectura evangélica el evangelio de San Lucas, el médico, el escritor extraordinario, el que tiene unos pasajes bellísimos sobre la misericordia, el que nos relata esas 10 comidas de Jesús con los diferentes grupos y que él aprovecha para exponer su mensaje de salvación.

Tanto esas visitas como este evangelio de Lucas a mí me llenan de esperanza y que por el contrario parece que esa virtud no abunda mucho en estos momentos de la historia. Aquello de lo que tanto se hablaba antes, el bien común, parece como si se hubiera esfumado del ambiente internacional. Estamos viviendo, o por lo menos una gran mayoría de personas, están experimentando la globalización de la pobreza y la desesperación, esos grandes pecados de nuestra sociedad.

Seguimos, según las estadísticas, sufriendo más pobreza, más hambre, más gasto en armamento, más individualismo, más relativismo. Hay un continuo intento de cambiar las constituciones de los pueblos, principalmente para que gente de derecha y de izquierda consoliden su poder, y eso de que “para el bien del pueblo” es el cuento más vendido entre los que detentan el poder.

El Adviento nos prepara para el final de los tiempos y nos hace recordar lo que ya pasó, cuando “nació el nuevo brote de David”. Este es el momento propio para cargar las baterías de nuestra esperanza, de nuestra felicidad, de nuestra alegría pues nuestra liberación llegó, “el brote de David”.

En nuestra área estamos viviendo momentos no solamente difíciles, sino que muchos participan en hacer peor las dificultades, especialmente cuando dejamos de lado el respeto mutuo, la civilidad. El insulto está sonando por encima de toda palabra razonable. ¿A qué se debe semejante comportamiento? ¿Nos hemos olvidado que somos hijos de un mismo padre, Dios, y por lo tanto hermanos y hermanas?

Estas cercanas Navidades, que como en todas las demás florecen los regalos, las luces brillantes, la música festiva, la infinidad de dulces típicos de la época y de los diferentes países, puedan estos últimos endulzar un poco los sufrimientos de los desesperados, pero también la boca y el corazón para crear un ambiente, una sociedad, un reino, como proclamábamos en el Prefacio de la Misa de la Fiesta de Cristo, Rey del Universo: “Un reino de la verdad, la vida, la santidad, la gracia, la justicia, el amor y la paz”. Yo quisiera añadir: de la risa y la alegría”.

Este momento podría ser como aquel del que nos habla la lectura evangélica de hoy, que viendo los grandes desastres anima a que “nos enderecemos y levantemos la cabeza pues la liberación ha llegado”.

Esta preparación para las Fiestas de Navidad podríamos convertirla en un momento decisivo para nuestro futuro, que cuando se acabe el último turrón, se haya apagado la última luz del árbol y se haya callado la música del último villancico, nosotros sigamos en el mismo espíritu de alegría, paz y concordia, de deseos de continuar compartiendo con el necesitado. Que cuando se acaben las fiestas navideñas, continúe la verdadera Navidad, el espíritu del Emmanuel, del Dios con nosotros.

Estamos entrando en un tiempo de esperanza en el que nos vamos preparando con la oración, en un espíritu abierto a la solidaridad para dar esperanza a un mundo que la necesita.

El pensamiento del salmista de hoy nos puede ayudar en nuestro intento: “Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas, haz que camine con lealtad; enseñame, porque tú eres mi Dios y Salvador.”


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: